Español Deutsch
Español - Deutsch
spondylus
GUESTBOOK
HOME ABOUT US TOURS PARTNERS CONTACT
  Home      Guestbook      Maria Mercedes Moreno
 

Maria Mercedes Moreno

MARIA MERCEDES MORENO

COUNTRY  Chile
TOUR  Spondylus Everest Base Camp 04/2013
DURATION  22 Days
ITINERARY  Kathmandu - Lukla - Namche Bazar - Everest Base Camp - Tengboche - Kathmandu
ASCENTS  Kala Patthar (5.545m / 18.192ft)
Cuando decidí partir a este viaje, lo hice porque tenía ganas de moverme y justo en ese momento se cruzó la imagen "Base Camp Everest". Nunca fue algo anhelado, soñado y menos planeado con anterioridad. Apareció y quise tomar la opción.

En un comienzo, cuando comentaba sobre el destino del viaje "Nepal" todo se caracterizaba por frases e ideas sobre el oriente y su gran misticismo, sobre las posibles energías y resoluciones que se podrían obtener en tal paseo. En más de alguna ocasión mis deseos se entremezclaron con estos sueños e ideales, surgieron hasta posibles aspiraciones de ir a buscarme, como si fuéramos sujetos divididos, que avanzamos más rápido que nuestro propio cuerpo, según algunos teóricos, como los de la nanotecnología, creo, así lo presentan. Bueno pero volviendo al punto. Oscile claramente en toda esta magia previa, llena de pronósticos previos y de ideas preconcebidas ...

Cuando tocó el momento de elegir que iba en la maleta, se fueron muchos libros conmigo que abalaban aún esta búsqueda de misticismo oriental. Hasta que llegó el día de nuestro encuentro en el aeropuerto, donde no sólo había personas por conocer, sino que estaban quienes ya conocía por sangre o historia construida. Las palabras en esta ocasión no fueron muchas, de alguna manera creo que todos estábamos mirando hacia adelante, tipo caballos de carrera, mirábamos lo que se venía y probablemente pensábamos en las expectativas y las imágenes construidas que teníamos cada uno sobre nuestros propios "Nepales".

Al llegar nos cubrieron con flores naranjas y nos subieron al bus que iba a ser nuestro medio de transporte principal para llegar a los distintos puntos turísticos de la capital. Primera aproximación con Kathmandú y el misticismo creado en mi cabeza se iba diluyendo poco a poco, esto no apelaba a una desilusión o frustración del momento, sino que me abría a un momento más original, quizás por lo mismo más auténtico, donde las palabras se me perdían y los sonidos de las bocinas sin connotaciones negativas o el caos sincrónico en su mayoría, me mostraban un color distinto del espacio, no era algo conocido para mí y honestamente tampoco me enamoró o conquistó, simplemente se presentó y lo viví como parte de un nuevo movimiento, donde me perdía a ratos por ser un lugar originalmente ajeno.

Sale un vuelo con dirección a "Lukla" ... CUIDADO CON CAERSE!!! Nuevamente surgían los miedos creados por relatos extranjeros y las renombradas estadísticas. Pero subimos livianos, como esas pelusas de asterisco que dicen ser cartas enviadas. Así mismo bajamos, notando la diferencia entre el aire y lo sólido, pero de modo amable.

Aquí ya no servían las ruedas, el propio cuerpo y la mente eran tus primeros compañeros, a esto se le sumaba un grupo, que cada día reconocía como distinto a otros que había conocido, no por una honda mágica o algo por el estilo, sino por ser levantador, que tenía conflictos, pero los resolvía en silencio, como los conductores de Kathmandú. Este tenía algo de lúdico, de aperrado, de pela cable, de copuchento, de sabiondo, de amurallado, de nostálgico, de contradictorio, de contagioso, de amoroso, de cariñoso, de silencioso y todo de forma dinámica. Era este grupo, el que se transformaba de aquí para delante, en la cadena que llevaba tu símbolo personal, donde si no fluías bien en ella, te estancabas o cojeabas.

Ambos elementos comprendían la hermosa posibilidad de vivirse esta caminata como lo que fue ... una maravilla, de tomo y lomo.

Durante los días caminados, fui recorriendo las capas de la tierra, fui cubriéndome de los diversos colores de estas capas, fui sintiendo las distintas densidades de estos espacios, me fui mezclando con los olores de los entornos, algunos me llevaban curiosamente a espacios tan conocidos. En otras ocasiones sentía como los límites carnales eran resquebrajados en mis compañeros y en mí y me fascinaba observar y experimentar como salíamos airosos de tal sensación.

La debilidad que sentíamos tener era invertida a un pequeño desafío. Las instancias complejas se abrigaban de una mezcla de sinsabor y certeza de un entorno suave, abierto. Los pasos dados me conmovían por tierras que iba observando.

Llegaba al Kala Patthar y el llanto de emoción reflejaba en mi un grito profundo de gloria, esto no fue por la cima lograda, sino que era el espacio, lo que veía, el frío de mi cuerpo, la respiración entrecortada, el agotamiento físico, que se unían a la sensación de calma, al silencio, a lo que me permitía ver la vida en ese momento. Me llevaban a un nuevo estado, a conocer una nueva sensación, que de aquí para delante, iba a estar en mí cada vez que así lo quisiera. Y eso me colmaba la vida y todo lo recorrido hasta ahora ...


MY FAVOURITE PHOTOS



- TOP -